Plagio hiere reputación de autores e instituciones involucradas

Turnitin: “La educación sobre lo que representa el plagio y cómo construir una cultura de integridad académica ayuda a evitar controversias”.

Todos conocen los notorios casos de plagio que se han expuesto recientemente, desde el escandaloso discurso de la esposa del presidente actual de los Estados Unidos de América, hasta el de un ex candidato presidencial en Perú y el del actual presidente de México.

De igual manera, hay casos en Alemania en donde más de un canciller ha perdido su puesto de trabajo, como también los ha habido en Perú, Colombia y México.

En las últimas semanas dos investigadores de Brasil, hicieron del dominio público el plagio de algunos párrafos de una investigación publicada por ellos, en la cual se encontraron no citados en una tesis y cuya co-autora era una prestigiosa investigadora y funcionaria pública del Perú. Los investigadores encontraron la coincidencia a través de una de las soluciones de Turnitin.

Los medios han dado a saber la gravedad de no citar fuentes en investigaciones, propuestas de ley o discursos. Sin embargo tomar lo que no es nuestro y hacerlo aparentar que sí lo es, es considerado en algunas culturas como un comportamiento de “viveza” e “inteligencia”.

Muchas veces se acostumbra a pensar que se debe maximizar el resultado de los esfuerzos con la mínima cantidad de inversión de tiempo, pero plagiar y hacerlo propio, equivale a una falta de comportamiento ético y con la posibilidad de ser tildados como infractores. Quienes han sido expuestos no han logrado recuperar su reputación. Pero, ¿todos los casos de plagio son siempre motivados por deshonestidad?

Una investigación realizada por Turnitin con profesores de más  15 mil instituciones de enseñanza a nivel mundial identificó que las principales causas del plagio no siempre se comenten por problemas de deshonestidad.  Estudiantes e investigadores utilizan las palabras de los demás como si fueran suyos para eludir problemas de vocabulario, por una falta de compromiso al momento de profundizar en un raciocinio crítico para desarrollar sus propias ideas y la falta de habilidad para administrar el tiempo.

También hay desconocimiento de cómo hacer investigación y cómo citar a otros autores de manera correcta, además de cómo y cuándo utilizar paráfrasis.

El tipo más común y grave de plagio es aquel en que un autor copia el trabajo del otro con palabras exactamente iguales, pero además de la definición en blanco y negro de “robo literario” hay varios matices de cómo el plagio puede asumir forma.

Por ejemplo, el ‘Reciclar’, que es tomar prestados pasajes amplios de un trabajo propio anterior sin incluir citas, o la ‘Reutilización’, que representa citar correctamente las fuentes haciendo demasiado uso de la estructura o los términos originales del texto.

“El enfoque de las soluciones de Turnitin no es identificar el plagio, sino apoyar a la comunidad académica a identificar semejanzas entre el contenido producido en las instituciones y nuestra base de datos, a fin de mejorar la calidad de su producción y formar buenos escritores. También ofrecemos herramientas que ayudan a los profesores a evaluar y retroalimentar la producción de los alumnos, y de esta forma, apoyamos la creación de un ciclo virtuoso de mejora de la escritura y del proceso de aprendizaje “, comenta la directora de Turnitin para América Latina, Rosa Elizondo.

La directora explica que es importante aprovechar momentos en que hay un escándalo para discutir lo que representa plagio, enseñar cómo hacer investigación y citar correctamente. “Reforzamos siempre la importancia de dar acceso a los alumnos a herramientas que proporcionen autonomía al proceso y los apoyen a aprender y mejorar continuamente”, finaliza Rosa.

Turnitin apoya a más de 18,000 instituciones en todo el mundo a proteger su reputación y mejorar la calidad de la producción académica. En América Latina, el problema ha tenido cada vez más la atención de las universidades que se preocupan por la constante mejora de la calidad.

Sin embargo, comparado a los Estados Unidos, Europa y Australia, pocas instituciones de la región tienen una política clara y eficaz y no existe una regla de cómo actuar, de principio a fin.

Compartir noticia

Imprimir - Enviar a Email

Autor: Antonio Paredes - Fecha: 19/03/2018

Noticia sobre: Internet

:

: