Nosotros      Publicidad  

El ahorro que genera una gran infraestructura energética

Se pueden adoptar otras estrategias como simplificar la paralelización del UPS, minimizar o eliminar los PDU redundantes y convertir un UPS de entrada dual a uno de entrada única.

Antonio Paredes / 04.12.2019 / 11:21 pm

La capacidad de energía excedente reduce la eficiencia e incrementa los gastos operativos, por lo que los centros de datos más previsores, en especial los más grandes, presentan cada vez mayor interés en lograr este ahorro.

“Como líder en infraestructura de centros de datos, sé que es común que los profesionales de Vertiv visiten grandes organizaciones cuya utilización del sistema energético se encuentra por debajo del 20%. Está claro que aún se puede mejorar y que las mejoras pueden traer ahorros importantes en términos de gastos operativos”, señala Peter Panfil, vicepresidente de potencia global en Vertiv.

Para las coubicaciones, esto puede representar la pérdida de oportunidades de ingresos. Por ejemplo, 360 kW de capacidad en una ubicación privilegiada, se puede vender por $1000 por kW lo que daría como resultado un ingreso de $360.000.

En ese sentido, existen dos formas de cambiar la ecuación de bajo consumo energético, de abajo hacia arriba, agregando carga de TI, en donde se encuentran aquellas coubicaciones que venden más capacidad de lo que planificaron originalmente para aumentar el consumo energético o de arriba hacia abajo, donde se adecua el tamaño de la infraestructura de energía. En ambos casos se debe realizar un redimensionamiento de la infraestructura de energía desde la interfaz de usuario.

De esta manera Vertiv, propone tres ideas principales para la estructura de energía redimensionada que ofrecerá el mayor retorno de inversión:

  • Dimensionar el transmisor de potencia de forma correcta: Optimizando la capacidad del UPS, lo que significa dejar de comprar con base en el menor denominador para comprar con base en los tamaños óptimos de kW. Además, existen oportunidades para rescatar la capacidad infrautilizada en cada paso en la cadena energética, combinando capacidades a lo largo de la cadena (la tarjeta de entrada, la tarjeta de salida, el conmutador de transferencia estática, UPS) dando como resultado una utilización máxima y con ello se puede ahorrar hasta un 7 u 8% en costos operativos del sistema de energía.
  • Colapso del mito del buffer: La mayoría de los límites de UPS se configuran en menos del 100% para “no exceder la capacidad”. Sin embargo, eso tenía sentido hace cinco o diez años, cuando controlar la carga de TI a un máximo de 80% de la capacidad del UPS era la norma. Este ya no es el caso en un mundo libre de transformadores, el sistema de energía ahora es más preciso y se puede operar más cerca de la potencial nominal del UPS en vez de los kVA, reduciendo así costos entre un 5 y 10%.
  • Reducir los tiempos de operación de las baterías: La mayoría de las organizaciones cuentan con al menos 5 minutos de tiempo de operación de la batería, sin embargo, con la adopción de las tecnologías de baterías de iones de litio y fuentes de respaldo alternativas de energía inteligente es posible contar con una que dure el tiempo de operación que necesitan los generadores para activarse y soportar la carga. Si se reduce la capacidad de la energía a lo que es exactamente necesario para pasar a la energía de respaldo, se puede ahorrar otro 17 a 24% en costos operativos de energía.

Se pueden adoptar otras estrategias como simplificar la paralelización del UPS, minimizar o eliminar los PDU redundantes y convertir un UPS de entrada dual a uno de entrada única. Cuando se toma un enfoque integral, el ahorro total en costos operativos podría llegar hasta 50% por encima de un sistema no optimizado.

Sin embargo, incluso adoptando solo esos tres pasos, se puede ahorrar más de un tercio del costo operativo de su sistema de energía y liberar suficiente capacidad.

Compartir noticia
Lo último en tecnología
Enlaces Archivo / Condiciones

:

: