El desafío de vivir “desconectados” durante dos días

El estudio reveló que muchos usuarios anteponen el uso del teléfono móvil a las relaciones con sus seres queridos; y que más de la mitad admite la necesidad de alcanzar un equilibrio en ese aspecto y piden ayuda para lograrlo.

Discovery y Motorola presentan un programa especial en el cual tres personas abandonan sus preciados smartphones y cualquier tipo de conexión a Internet durante dos días para mostrar cómo reaccionan mientras intentan resolver de manera analógica todo tipo de dificultades que surgen en su rutina diaria. Con el aporte de los neurocientíficos Andrés Rieznik y María Eugenia López, THE DISCONNECTED CHALLENGE BY MOTOROLA estrena en Perú el 27 de marzo a las 23:32 hs., por la pantalla de Discovery Channel.

El programa, de media hora de duración, sigue durante dos días a Macarena, una bailarina argentina; a Gema, una wedding plannermexicana; y a Víctor, un estudiante de Publicidad brasileño. A medida que pasan las horas, el comportamiento de los personajes cambia y descubren cómo hoy los dispositivos inteligentes se han convertido en una herramienta imprescindible para desempeñarse tanto laboral como socialmente, y empiezan a experimentar qué relación tienen con sus dispositivos.

El desafío surgió como parte de la campaña Phone-Life Balance de Motorola. “Como creadores del primer teléfono móvil de la historia, nos sentimos responsables de analizar el impacto de esta tecnología de rápida evolución, sin que se convierta en el centro de nuestras vidas. Un concepto que patentamos, y al que denominamos Phone Life Balance, y sobre el que seguiremos hablando para encontrar un mejor equilibrio entre el uso del teléfono móvil y la vida personal”, comenta Renata Altenfelder, directora global de Brand marketing de Motorola.

“Algo que nos pasa a todos con el celular es que hemos dejado de ejercitar partes del cerebro que antes utilizábamos más frecuentemente, que tienen que ver con, por ejemplo, la orientación espacial y la navegación en el espacio”, comenta Andrés Rieznik, doctor en Física y neurocientífico, quien a lo largo del programa aporta conceptos y conclusiones que ayudan a comprender las reacciones de los participantes durante su período de desconexión.

“Hay muchas cosas que actualmente no podemos hacer sin nuestros celulares, pero este experimento social también demuestra que el hecho de estar un tiempo desconectados de estos dispositivos nos permite reconectarnos con nuestro entorno y con las personas que nos rodean. La cuestión es llegar a un punto de equilibrio para no alejarnos de los beneficios que brinda el contacto interpersonal”, completa Rieznik.

The Disconnected Challenge

Macarena Fuentes es una bailarina argentina de 30 años, quien confiesa utilizar “bastante” su celular. Ella toma clases de danza, suele juntarse con amigos, le gusta salir a correr y comer afuera. Utiliza su celular como despertador, para escuchar música, para orientarse en la calle, como agenda, como entretenimiento y para informarse sobre futuros castings. Durante este experimento deberá emplear todas sus habilidades para prescindir de esta herramienta y cumplir con sus tareas diarias con éxito.

Gema Kareh es una wedding plannermexicana de 49 años muy meticulosa, quien manifiesta “no poder vivir sin el celular” por ser su principal herramienta de trabajo. Concertar reuniones con las novias que la contratan, hacer compras, solicitar y compartir presupuestos, trasladarse por la ciudad son algunas de las actividades que tendrá que resolver durante dos días sin su gran aliado ni cualquier otro dispositivo conectado a Internet.

Víctor Selqueira Santos es el más joven de los participantes de este especial. Con solo 20 años, no sabe lo que es vivir sin conexión a Internet. Este estudiante de publicidad brasileño utiliza el teléfono celular durante todo el día para su trabajo en una productora audiovisual, para estudiar y para mantenerse en contacto con sus amigos. Sólo deja de usarlo cuando practica surf, yoga y juega al fútbol. A través de esta experiencia de desconexión, Víctor se cuestiona el hecho de depender en exceso del teléfono celular y comprende el valor del contacto personal con quienes que lo rodean.

Para lanzar la campaña Phone Life Balance, Motorola realizó en 2018 un estudio global en colaboración con la doctora Nancy Etcoff, una prestigiosa experta en el Comportamiento Mente-Cerebro, en conjunto con la Ciencia de la Felicidad de la Universidad de Harvard.

El estudio, publicado por la reconocida empresa de investigación independiente Ipsos, analizó los comportamientos y hábitos de uso del teléfono en las diferentes generaciones para comprender el impacto de los smartphones en nuestras relaciones con uno mismo, los demás y el entorno físico y social.

El estudio reveló que muchos usuarios anteponen el uso del teléfono móvil a las relaciones con sus seres queridos; y que más de la mitad admite la necesidad de alcanzar un equilibrio en ese aspecto y piden ayuda para lograrlo.

Cada día, los smartphones cambian la forma en que las personas viven. Permiten realizar transacciones bancarias, compras online, estudiar, consultar al doctor, comunicarse con otras personas a la distancia y también iniciar nuevas relaciones. Pero al tiempo que estos dispositivos acercan a quienes están lejos, a veces alejan a las personas más cercanas.

A través historias reales y la opinión de expertos, THE DISCONNECTED CHALLENGE BY MOTOROLA invita a reflexionar para encontrar un mejor balance y disfrutar tanto de la vida real y las relaciones interpersonales como también las ventajas de estar conectado digitalmente.

Compartir noticia

Imprimir - Enviar a Email

Autor: Antonio Paredes - Fecha: 26/03/2019

Noticia sobre: Motorola

:

: